fbpx
0

Subtotal: 0,00


No hay productos en el carrito.

Cuando la Unesco en 2013 reconoció los “Decreta” de León de 1188 como primera Carta Magna, estableció como española la primera monarquía democrática.

Cuando en 2013 la Unesco inscribió los «Decreta» de León del año 1188 en su Registro de la Memoria del Mundo, estaba reparando una injusticia histórica, puesto que la literatura anglosajona siempre nos vendió su Carta Magna como la primera constitución democrática…, aunque tenga treinta años más que el texto leonés.

Dice el texto de inscripción, literalmente, lo siguiente:

«El corpus documental de Los “Decreta” (o Decretos) de León de 1188 contiene la referencia al sistema parlamentario europeo más antigua que se conozca hasta el presente. Estos documentos, cuyo origen se remonta a la España medieval, fueron redactados en el marco de la celebración de una curia regia, en el reinado de Alfonso IX de León (1188-1230). Reflejan un modelo de gobierno y de administración original en el marco de las instituciones españolas medievales, en las que la plebe participa por primera vez, tomando decisiones del más alto nivel, junto con el rey, la iglesia y la nobleza, a través de representantes elegidos de pueblos y ciudades».

Lo impresionante, más allá de la fecha, es lo avanzado del texto para un entorno medieval. En él se dictaron leyes para mejorar la eficacia de la justicia y proteger a los ciudadanos de la arbitrariedad de los nobles o del mismo rey. El objetivo era claro: el rey, inmerso en plena reconquista, deseaba recaudar más fondos para atender a sus gastos militares y aprovecha la incipiente prosperidad de las ciudades para obtenerlos. La consecuencia, revolucionaria: ya no solo serán nobleza y clero quienes acudan a las Cortes con el rey, sino que los ciudadanos obtienen voz y voto por primera vez en Europa.

Pero no es la primera muestra de modernidad legislativa en el antiguo reino de León, puesto que años antes, en los albores del siglo XI, Alfonso V promulga el Fuero de León, que se adelanta varios siglos a la realidad de otros países. De la voluntad del rey de que sea entendido por el pueblo da muestra que su redacción original en latín se tradujo muy pronto a la lengua romance asturleonesa.

Como tantos otros fueros medievales, se otorgan beneficios a la ciudad para hacer atractiva su repoblación a las gentes del reino, creando privilegios para sus habitantes. Aquí es donde se esboza por primera vez la protección de bienes y personas frente al rey, aparece como primicia el derecho de la mujer a heredar y disponer de sus bienes, además de algunas otras disposiciones que se pueden considerar pioneras y que son estudiadas con interés por su impacto en la historia europea a partir del Renacimiento.

 

¡Feliz Día de la Constitución Española!

 

ENVÍO EXPRESS GRATUITO | 24-48 horas / Pedido mínimo 49€.