Publicado el 2 comentarios

El efecto «Von Bismarck»

En el artículo anterior dedicado a la Hispanotropía, pudimos comprobar que se trata de un problema grave para España, un lastre del que es necesario desprenderse para poder progresar con todo nuestro potencial. 

Pero eso no es todo. Se atribuye al canciller Otto Von Bismarck (1815-1898), una frase en la que se alude a la fortaleza de España, a pesar de los embates de sus propios ciudadanos. Las dos versiones que circulan son:

“Estoy firmemente convencido de que España es el país más fuerte del mundo. Lleva siglos tratando de destruirse a sí misma y todavía no lo ha conseguido”.

“La nación más fuerte del mundo es, sin duda, España. Siempre ha tratado de autodestruirse y nunca lo ha conseguido. El día que dejen de intentarlo, volverán a ser la vanguardia del mundo”.

La atribución al canciller Bismarck es, probablemente falsa, pero adquirió notoriedad al ser empleada por Alfonso Guerra (vicepresidente del Gobierno desde 1982 hasta 1991) cuando intervino en el XXVI Congreso del PSOE en Suresnes (Francia) en octubre de 1974. La notoriedad adquirida por el orador como figura política, contribuyeron a la difusión de la frase y a su referencia frecuente entre quienes defienden la necesidad de vencer los instintos autodestructivos. 

Adicionalmente, existen innumerables muestras de esa tendencia “autodestructiva” que padecemos. Como ejemplo nos sirve la afirmación que ya en el siglo XIX hacía el poeta Joaquín María Bartrina: 

«Oyendo hablar a un hombre, fácil es
acertar dónde vio la luz del sol;
si os alaba Inglaterra, será inglés,
si os habla mal de Prusia, es un francés,
y si habla mal de España, es español».

En España tendemos a quedarnos casi exclusivamente con lo malo, agrandándolo, criticándolo, y relegando al olvido aquellas cosas que nos engrandecen como nación.  A este efecto autodestructivo lo hemos denominado el “efecto Von Bismarck” en referencia a la renombrada frase que se le atribuye. 

Esta actitud autodestructiva tiene un efecto “lastre”, nos perjudica muy seriamente, afecta a nuestro valor como país, a nuestra confianza en nosotros mismos, en nuestras capacidades y, con ello, en las posibilidades de desarrollo de nuestro potencial individual y colectivo. 

Es fundamental recuperar la autoestima como clave de progreso, superar las creencias negativas, creernos y asumir que somos un país “de primera”, cambiar nuestra actitud, poner en valor nuestro legado y asumir nuestra responsabilidad.  España somos todos y cada uno de nosotros y lo que hagamos afecta a desempeño del conjunto. Juguemos con la confianza de pertener a un Gran Club. 

En el Proyecto 1785 llevamos más de cinco años trabajando con el objetivo de poner en valor todo lo positivo que tenemos como país para aumentar, de esta forma, la «autoestima de ser español».

Ya tenemos casi lista la «vacuna» para la Hispanotropía que va a tener forma de libro y que se va a titular: «Hispanotropía y el efecto Von Bismarck«. La fecha prevista de lanzamiento es en mayo de 2021. Puedes ayudar a financiar su publicación precomprándolo aquí con un descuento especial:

2 comentarios en “El efecto «Von Bismarck»

  1. No solo me parece muy bien vuestra iniciativa, sino que me dedico a pregonarla donde quiera que esté. He trabajado muchos años defendiendo en el extranjero lo que somos capaces de hacer como país y no somos peores que nadie ni mucho menos, más bien al contrario. Esto no ha hecho sino acrecentar mi orgullo de ser español y de combatir la leyenda negra que tenemos interiorizada como algo normal. Afortunadamente, surgen libros de diferentes autores (Elvira Roca Barea, Juan Eslava Galán, Arturo Pérez Reverte, Augusto Zamora,…) que leo con fruición, reforzando el reconocimiento de lo que hemos sido y lo que podemos ser si algún día nos quitamos de encima esa falsa creencia que somos «lo peor».

    1. Muchas gracias, Manuel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *